Sentencia nº 152-2016 de Sala de Lo Constitucional, Corte Suprema de Justicia, 28 de Noviembre de 2016

Fecha de Resolución28 de Noviembre de 2016
EmisorSala de Lo Constitucional
Número de Sentencia152-2016
Tipo de ProcesoINCONSTITUCIONALIDADES
Tipo de ResoluciónInterlocutorias - Improcedencias

152-2016 Inconstitucionalidad

Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia: San Salvador, a las catorce horas con cuarenta y seis minutos del día veintiocho de noviembre de dos mil dieciséis.

Analizada la demanda presentada el 19-VIII-2016 por el ciudadano E.S.E.C., mediante la cual solicita se declare la inconstitucionalidad, por vicio de contenido, del art. 219 letra c del Código Electoral o "CE" (contenido en el Decreto Legislativo n° 413, de 3-VII-2013, publicado en el Diario Oficial n° 138, tomo n° 400, de 26-VII-2013), por la supuesta vulneración a los arts. 85 incs. y y 202 Cn., esta sala hace las siguientes consideraciones:

La disposición impugnada literalmente establece:

Código Electoral

"Concejos Municipales electos

Art. 219.- En relación a los Concejos Municipales, el Tribunal Supremo Electoral declarará electo e integrado el Concejo una vez practicado el escrutinio, de conformidad a las siguientes reglas [...]

  1. Si el porcentaje de votos obtenido fuere menor al cincuenta por ciento, al partido o coalición se le asignará el número de regidores o regidoras propietarios del mismo partido o coalición que, junto al alcalde o alcaldesa y síndico o sindica, constituyan mayoría simple en el Concejo".

  1. 1. A. En lo medular, el ciudadano hizo alusión a la representación política que se genera mediante un proceso electoral y a los tipos de sistemas electorales que definen el tipo de representación: de pluralidad/mayoría (en los que ganan los candidatos o partidos políticos con mayor cantidad de votos), proporcionales (en lo que cada partido presenta una lista de candidatos en cada uno de los distritos electorales plurinominales y recibe un número de escaños proporcional a la magnitud de su votación en la circunscripción) y mixtos (que combinan los caracteres de los dos sistemas descritos). Para el caso de El Salvador –acotó–, la elección para concejos municipales pasó de un sistema mayoritario puro a uno mixto, eligiendo una fórmula electoral en la cual se asignan cuotas de poder político a partir del número de votos válidos que cada partido obtiene en la respectiva elección (y aplicación de un método mayoritario para la asignación de escaños por residuo).

  1. A esto añadió que la idea básica de un sistema proporcional es que la cuota de poder de cada partido político que participa en una elección guarde proporción directa con el número de

    representación o grado de poder no puede ser otro que el apoyo popular obtenido en las urnas. Por ende, desde la perspectiva constitucional, en los organismos colegiados de elección popular la magnitud de la representación debe ser la que observe cierta correspondencia entre votos y cuota de poder [...] De no existir proporcionalidad, devendría que los representantes carecen del grado óptimo de legitimidad democrática [...] se desproporciona y distorsiona la representación del sistema político, sufriendo las mayores afectaciones las minorías pues se les restan cuotas de poder en beneficio de las mayorías".

  2. En relación con esto, el pretensor mencionó que el carácter representativo y pluralista de los gobiernos locales que establece el art. 202 Cn. obliga al legislador a emitir la normativa de organización y funcionamiento de los concejos municipales atendiendo a lo prescrito en el art. 85 incs. y Cn., es decir, considerando la participación e inclusión de todos los sectores políticos (partidos políticos) en la toma de decisiones y, además, procurando que para conformar el gobierno local todos los votos emitidos en una elección municipal se conviertan en cuotas de poder político.

    1. A. A partir de dichos conceptos el ciudadano E.C. se refirió a la regla prevista en el art. 219 letra c CE, que implica asegurar que la opción política ganadora de la elección municipal posea el número de miembros del concejo que le permita ejercer gobierno, esto es, una regla que justifica la distorsión de la representación al otorgar una cuota de poder que no corresponde con los votos válidos obtenidos cuando el partido político ganador obtiene menos del 50% de los mismos. De acuerdo con dicho artículo –continuó-"[...] en las elecciones municipales únicamente se podría retomar el principio de representación proporcional [...] cuando se obtuviere más del 50% de los votos válidos [...] mientras que no sería permitido usar dicho criterio cuando los votos del partido ganador no superen el 50% del total de votos válidos de la circunscripción. Es decir, habrá que [analizar] si porque los Concejos Municipales tienen función gubernativa es justificable constitucionalmente sustituir la proporcionalidad por el criterio de mayoría en el supuesto que plantea el literal c) del objeto de control" (cursivas suplidas).

  3. El demandante señaló que lo estatuido en el art. 219 letra c CE podría encontrar una explicación al considerar que el fin que persigue el legislador es que los votos del partido ganador de la elección representen una mayor cuota de poder, independientemente que exista o no correspondencia entre los votos y esa cuota y, por ende, que los candidatos de ese partido tengan

    un sentido mayor o menor a los que corresponden según los votos obtenidos produce una distorsión en la representación (por sobrerrepresentación o subrepresentación), es decir, "[...] a los otros partidos políticos [que no sea el ganador] que compiten en las elecciones municipales se les despoja de la proporción de poder político que de acuerdo con sus votos les corresponde dentro del gobierno municipal".

    Para el pretensor, debido al gobierno sui generis que ejercen las municipalidades, no basta con que al partido ganador de la elección se le garantice gobernar, sino que, paralelamente, debe potenciarse y garantizarse la representación proporcional de todas las fuerzas políticas que compiten en la elección, lo cual se consigue aplicando una fórmula electoral que genere proporcionalidad entre votos y cuotas de poder político, caso contrario se anula la participación de la oposición en la toma de decisiones, a pesar que hayan obtenido mayor cantidad de votos válidos que el partido que consigue la mayoría simple de puestos en el concejo, “[e]n esa medida el objeto de control vulnera esas partes consustanciales del sistema político: [e]l pluralismo y la inexcusable existencia de la oposición política [...] dar preeminencia a la facilidad de tomar decisiones deja de lado los principios constitucionales de representación, pluralismo político e ideológico, reconocimiento de las minorías, e incluso compromete la naturaleza de los partidos como instrumentos cualificados para acceder al ejercicio del poder político".

  4. Por último, expresó que la otra justificación del objeto de control podría ser evitar una segunda ronda electoral en cuanto a conformación de concejos municipales, razonamiento que no es atendible porque la regla del art. 219 letra c CE se ha previsto por razones de gobernabilidad, es decir, para garantizar la toma de decisiones, no para evitar una segunda vuelta electoral (ballotage). En todo caso, indicó que si existiera la necesidad de resolver el asunto, sería el sistema proporcional que rige para las elecciones municipales el que lo haga por medio de los cocientes y residuos.

    II . 1. Al haber expuesto los alegatos del demandante, esta sala advierte que con anterioridad el ciudadano E.C. y otros promovieron el proceso de Inc. 77-2015, en el cual, entre otras aspectos, también se solicitó por los mismos argumentos la inconstitucionalidad del art. 219 letra c CE por la supuesta contravención a los arts. 85 inc. y y 202 Cn. Sobre dicha demanda, este. tribunal emitió la Improcedencia de 28-VIII-2015, en la que se rechazó dicha pretensión debido a que: (i) los actores no consideraron en sus alegatos que la norma en cuestión

    políticas participantes en una elección municipal logra obtener un porcentaje de votos equivalente o superior al cincuenta por ciento de los votos válidos, en cuyo caso, como solución anticipada a ese supuesto, acorde al criterio de economía y de los principios mayoritario y de representación proporcional; y (ii) que los pretensores no aportaron algún dato o razón para cuestionar "el carácter justificado" de esa regla subsidiaria.

    En tal sentido, puesto que la confrontación normativa que se plantea en la Inc. 77-2015 es la misma contenida en la demanda en examen, su procedencia dependerá de si el ciudadano E.C. ha vertido los argumentos suficientes para sustentar por qué considera que la regla subsidiaria establecida en el art. 219 letra c CE (que, según lo ha sostenido, distorsiona la proporcionalidad entre votos y escaños en elecciones municipales) carece de justificación en atención a la finalidad que persigue: asegurar las condiciones para la toma de decisiones dentro de los concejos municipales, en el caso excepcional en que ninguno de los partidos políticos contendientes logre un porcentaje de votos válidos mayor al cincuenta por ciento, esto es, procurar la gobernabilidad local en el caso señalado (cfr., el Dictamen n° 15 Favorable de la Comisión de Reformas Electorales y Constitucionales de 5-III-2013, emitido con motivo del expediente 214-8-2009-1, relativo a las reformas al Código Electoral para la conformación de los concejos municipales plurales).

    1. De acuerdo con los alegatos de la demanda, el actor se ha limitado a detallar los efectos que, a su parecer, la regla del art. 219 letra c CE tiene sobre la representación proporcional en el caso de elecciones de concejos municipales, pero no realiza el juicio de ponderación entre los principios y derechos en juego y, por tanto, no logra desvirtuar con sus cuestionamientos la justificación de dicha regla para fomentar el objetivo constitucionalmente legítimo de asegurar la gobernabilidad y toma de decisiones en las municipalidades. Por el contrario, en sus argumentos el ciudadano parece sugerir que de ocurrir en la práctica el caso indicado en el artículo impugnado (que ninguno de los partidos políticos o coaliciones participantes obtenga un porcentaje de votos válidos superior al cincuenta por ciento), debe privar la representación "como sistema puro", en el sentido de una traducción matemática de votos a escaños obtenidos, situación que conllevaría posibles entrampamientos estériles dentro de los concejos municipales, dificultades para llevar a cabo proyectos políticos determinados y, en general, para la conducción del gobierno local.

      frente a un derecho fundamental el legislador tiene un margen para la fijación de fines, cuando el derecho contiene una reserva competencial de intervención que no define las razones para la intervención legislativa. En este supuesto, el legislador puede perseguir todos los fines (o la intensidad de su realización) que el derecho fundamental no prohíba en abstracto, siempre y cuando respete las exigencias del principio de proporcionalidad. En tal sentido, el pretensor tuvo que haber explicado argumentativamente por qué motivo considera que en el caso detallado en el objeto de control la observancia a la representación entre votos y escaños justifica una afectación intensa en la finalidad de procurar la gobernabilidad en los municipios, lo cual, se reitera, no fue desarrollado en su escrito.

      En conexión con lo precedente, se observa que el pretensor vuelve a incurrir en la deficiencia señalada en la Inc. 77-2015, es decir, no considera en su razonamiento que la "cláusula de gobernabilidad" contenida en el art. 219 letra c CE es subsidiaria y sólo opera en el supuesto excepcional que la disposición estatuye, para permitir la funcionalidad de los concejos municipales. Por todo lo señalado, al ser deficiente en su fundamento material, la pretensión se rechazará por improcedente.

      III . Por tanto, con base en las anteriores consideraciones y el art. 63 de la Ley de Procedimientos Constitucionales, esta Sala

      RESUELVE

      :

    2. D. improcedente la pretensión contenida en la demanda presentada por el ciudadano E.S.E.C., relativa a declarar la inconstitucionalidad del art. 219 letra c del Código Electoral por la supuesta vulneración a los arts. 85 incs. y y 202 de la Constitución, por no haber aportado los argumentos suficientes para desvirtuar la justificación de la cláusula de gobernabilidad que dicho objeto de control establece.

    3. Tome nota la Secretaría de este tribunal del medio señalado para oír notificaciones.

    4. N..

      A.P..---------F.M..-----------J.B.J..-----------E.S.B.R.E.G..---------PRONUNCIADO POR LOS SEÑORES MAGISTRADOS QUE LO

      SUSCRIBEN------------E. SOCORRO C.---------SRIA.---------RUBRICADAS.

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR