'Esta campaña electoral nos demuestra que hay que afianzar la democracia todos los días'

Por Héctor Silva ÁvalosStephen McFarland fue embajador de Estados Unidos en Guatemala entre 2008 y 2011 y ocupó otros puestos en las sedes diplomáticas de Estados Unidos en la región, incluida la de El Salvador, durante los años de los conflictos armados en los 80 y los de las posguerras de los 90. Ha seguido de cerca la evolución del Triángulo Norte de Centroamérica en lo que va de siglo y hoy, desde su natal estado de Virginia, observa con preocupación el ciclo político en que está inmerso su país desde el ascenso de Donald Trump al poder y de cara a la elección presidencial del 3 de noviembre.Se apuntó como voluntario para trabajar en una mesa electoral. Dice, preocupado, que piensa en la posibilidad de que gente armada llegue a los centros de votación si Trump pierde y ni él ni sus seguidores aceptan la derrota."La historia de nuestra democracia es muy positiva, pero esta campaña nos demuestra que no podemos descansar sobre nuestros laureles. Hay que afianzar la democracia todos los días, todos los años", dice en esta entrevista en la que repasa la política exterior de Trump hacia Centroamérica, los cambios probables en una eventual administración del demócrata Joseph Biden y sus reflexiones sobre la salud de la democracia en Estados Unidos.Los retos democráticos que su país enfrenta lo traen de nuevo a Centroamérica con una reflexión a propósito de la corrupción en los gobiernos centroamericanos, los vínculos del gobierno hondureño con el narcotráfico o las tendencias autoritarias del presidente salvadoreño: "Viví la experiencia de guerra en Centroamérica, por eso me parece tan importante que traten de hacer funcionar la posibilidad de democracia, de libre empresa y estado de derecho, para evitar las cosas por las cuales pasaron miles de personas con consecuencias terribles en los 80".Tenemos que ver cómo termina la jornada y cómo se conduce el conteo de los votos. Ahí va a haber muchos mensajes. Trump ya dijo: "el único resultado válido es que yo gane, y si hay otro resultado hubo fraude". Esto es algo único, una experiencia que no hemos tenido en todos nuestros años de independencia. Eso es un mal augurio.En muchos de los estados que Trump ganó en 2016 Biden va adelante, aunque por menos del promedio nacional. Es cierto que muchos dicen que la situación es muy similar a la de 2016, pero para mucha gente Hillary Clinton era antipática y Biden es muy simpático; incluso la gente que no va a votar por él no lo odia, pero sí odiaban a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR