Una charla con Buda: Hablemos de arte y cultura

Claudia FigueroaDocenteYO: ¿Qué papel juega el arte en el budismo? Luego de darle un sorbo a su café, aunque él hubiera preferido té, pero el café le supo muy bien. Teníamos muchas horas de estar charlando, se volvió bastante amena la conversación. La realidad, me atrevo a decir, que me imaginaba a Buda un tanto serio, pero no fue así, entre cada lección que me daba, había un intercambio de comentarios, a veces fuera de lugar para distraer un poco la mente de lo que estábamos hablando, como queriendo romper el hielo de las veces que me sentía incómoda cerca de él. Pidió un postre, un pastel de higos para acompañar su bebida. Estaba como absorto ante mi pregunta, pero sin despegar la vista de su bebida y de su rebanada de pastel, habló con una sonrisa en los labios.BUDA: ¿Recuerdas lo que hablábamos sobre la disciplina? Una de las partes que tenemos que controlar son las emociones, y una buena manera de hacerlo es a través de las artes, utilizando una de sus ramas como conductor. Puede ser poesía, pintura, música, danza.El arte en Oriente es completamente fresco -dijo con un tono de nostalgia-, recuerdo que cuando estaba con los ascetas, hacíamos pinturas para olvidarnos del hambre y la sed, cuando la verdad, era solo un modo de escape hacia la verdadera realización, había llegado a los extremos.La creación artística procede en este caso de una comunicación íntima con los elementos y las estaciones. Y solo puede nacer del desapego del artista a sí mismo y de su percepción de las estructuras ocultas del mundo que le rodea, ya que su misión es revelar la armonía secreta de las cosas y la presencia invisible que la sostienen. De esta manera, cada ser se encuentra en su sitio justo, sin noción de privilegio, tanto el animal como el vegetal, la montaña, la nube, el espacio y el hombre, todos con la misma dignidad ya que su origen es el mismo. Una tal concepción del arte resalta sobre todo la espontaneidad. Tanto la pintura como la caligrafía budista tradicional y la Zen deben surgir de un solo trazo, y no puede ser retocada o arreglada. Y sin embargo, esta espontaneidad solo se obtiene a través de una larga práctica y de una larga y paciente maduración interior.Para darte un ejemplo, ¿has visto los mandalas o has pintado alguno? Por un lado, está bien que lo hagas, porque el mandala como tal es una representación pictórica de la cosmogonía hindú y en parte a la cosmogonía interna del ser humano, que es lo que tratamos de enseñar. Para poder crear...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR