Cine: La Máquina del Tiempo

Páginas:431-433
 
EXTRACTO GRATUITO
431
JULIO – DICIEMBRE 2014 • REVISTA POLICÍA Y SEGURIDAD PÚBLICA
ISSN: 2225-5648, Año 4, Vol. 2, p. 415-433
CINE
TÍTULO ORIGINAL: “The Time Machine”
(La máquina del tiempo);
AÑO: 1960, DURACIÓN: 103 minutos,
PAÍS: Estados Unidos;
DIRECTOR: George Pal;
GUIÓN: David Duncan;
MÚSICA: Russell García
FOTOGRAFÍA: Paul C. Vogel;
REPARTO: JPaul C. Vogel; REPARTO: Rod Taylor,
Alan Young, Yvette Mimieux, Sebastian Cabot,
Tom Helmore, White Bissell, Doris Lloyd;
PRODUCTORA: Metro-Goldwyn-Mayer (MGM);
GENERO: Ciencia ficción, aventura;
PREMIOS: 1960: Oscar: Mejores efectos
especiales premios
“La Máquina del Tiempo”
La fascinación por los viajes en el tiempo, ha sido una aspiración de la humanidad
desde mucho tiempo atrás. Esta posibilidad ha alimentado y dado forma al corpus
de la ciencia ficción; y toda una producción de obras emblemáticas, específicamente
la de H. G. Wells que ha sido llevada al cine y la pantalla chica.
Los desafíos de transitar períodos y edades en la línea infinita del tiempo, ha traído
consigo reflexiones importantes entre la comunidad científica; que lógicamente se
ha visto estimulada a trabajar estimaciones y variantes críticas; desplazándose
hacia una rigorizada lectura de fórmulas clásicas de la física; marco dentro del cual
se problematiza sobre tecnicismos que conciernen a transpor tación, umbrales de
intervención en los acontecimientos e incluso hasta costos fisiológicos de tales
travesías; entre estos el asunto crítico del envejecimiento.
“La Máquina del Tiempo”, tuvo un impacto cultural importante en la dimensión del
consumo de masa, en auge en todas las sociedades europeas y norteamericana
que acumulaban un significativo poder internacional, gracias a la expansión de su
base industrial. En este clásico film, Wells nos propone una plataforma prospectiva
de tipo hermenéutica, privilegiando las visiones catastrofistas en donde tiene un
espacio importante los mega desastres de origen natural, que en el film lo lleva a
adentrarse miles de años en el futuro, hasta que la sedimentación de una mega
erupción logra erocionarse por los elementos naturales. E incluso los holocaustos
destructivos provocados por el hombre, como el atómico recreado para el año
1966. Coincidencia o no, lo cierto es que constituyó el año en que un bombardero
B-52 estadounidense se partió en 2 en el aire, mientras volaba cerca de la costa
española, llevando consigo a bordo tres dispositivos nucleares.
Si bien su exploración del tiempo no atiende márgenes de probabilidad de
ocurrencia y ello puede restringir prematuramente su planteamiento central; si
es por el contrario, creativo en la construcción de modelos de humanidad, que
siempre bajo la lógica de dominación de unos sobre otros; logra articular un estado
de llegada tras recorrer miles de años en el futuro incierto, tomando como punto
de par tida el año 1899; emblemático por su connotación de estar en la víspera
de cambio de siglo, pero irrelevante desde el punto de vista histórico, por ser la
expresión de un continuum concerniente a una época larga de pax basada en el
acuerdo de los Estados fuertes, diseño y herencia del Congreso de Viena de 1815.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA