'Hay que echarle muchas ganas a la agricultura para que esta retome fuerza'

Karla AlfaroLos Osorio Cortez son una pareja de esposos que se dedica a la agricultura desde hace 34 años; primero lo hicieron de la manera tradicional; pero desde hace dos años aprendieron a no usar herbicidas y a aprovechar el agua lluvia, una de las técnicas que más agradecen conocer porque les ha facilitado el riego de las plantas, comenta Yanira, la jefa de hogar.La técnica la conocieron cuando el proyecto Aumento de las medidas de resiliencia climática en los agro ecosistemas del corredor seco de El Salvador (RECLIMA) llegó al cantón San Rafael, en Tacuba. Yanira comenta que antes de conocerla tenía que caminar 4 kilómetros junto a su hijo mayor y su esposo, Nery, para ir por agua al río más cercano."Él hasta tuvo que comprar una bestia (yegua) para que fuera más fácil. Ahora él ya solo agarra agua de ahí para regar los árboles y vino a ayudarnos también porque el agua potable hasta hoy es que cae cada ocho días, antes esperábamos hasta 3 meses o tres años", comenta.Nery lo confirma y dice que para regar un árbol debían llevar agua desde un río. "Es que el proyecto RECLIMA vino como a decirme: 'Despertá, despertá, estás dormido'. Hoy, al cosechar agua en mi parcela, ya no tengo que andar 'jalando' agua", afirma.Yanira, de 49 años de edad, explica que la sequía por el fenómeno El Niño afectó sus cultivos, pero las técnicas como las cosechas de agua, la conservación y mantenimiento de la cobertura de suelo, el uso de abonos orgánicos, entre otros, permitieron que los daños en su manzana de cultivo no fueran mayores."Se siente la diferencia en el producto, porque el grano es más grande y yo sé que tiene que ver bastante el abono orgánico", comenta y señala que aunque su hijo mayor tiene un trabajo formal en la capital, tiene un terreno donde ejecuta las buenas prácticas que han aprendido sus papás.Nery tiene 51 años de edad y 15 años de contar con su "manzanita" de terreno, en la que solo cultivaba maíz y frijol, pero luego de la llegada del proyecto ejecutado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ahora siembra sorgo, pipián, yuca y planea cultivar ayote y ocre también. Además, ya cuenta con árboles frutales de mango, naranja y marañón."Antes sembrábamos sólo maíz y frijol y si perdíamos eso, perdíamos todo. Nosotros debemos ponerle ganas a la agricultura para que sea sostenible y tome fuerza. Recuerdo las palabras de mi padre: 'Yo comí de lo que sembraron mis antepasados y yo voy a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR