La eficacia de los derechos fundamentales entre particulares por medio del amparo salvadoreño

Autor:Ivette Cardona Amaya
Cargo del Autor:Doctora en Derecho por la Universidad de Salamanca, España, 2007
Páginas:363-460
 
EXTRACTO GRATUITO
363
CAPÍTULO IV
La eficacia de los derechos fundamentales frente a particulares por
medio del amparo salvadoreño.
4.1 Los derechos fundamentales en el sistema jurídico salvadoreño. Algunos
rasgos históricos de su institucionalización.
En el primer capítulo de este trabajo, se apuntaba con algún detenimiento que la
Constitución vigente además de incorporar una amplitud de derechos de índole
individual, social y política, como categorías jurídicas que idealmente permiten al
individuo desarrollarse de forma integral en una sociedad organizada y democrática,
regula concomitantemente las garantías que por antonomasia aseguran la primacía de la
Constitución y su conservación dentro de los cauces democráticos, entre las que se
encuentran las garantías procesales. Una de esas es el proceso de amparo, del cual, en
los últimos tiempos, se ha reclamado por la comunidad social una protección más
acuciante dada la complejidad de situaciones jurídicas que eclosionan al ritmo del
desarrollo económico moderno. Justamente, dentro de este marco, pretendemos
analizar la eficacia de los derechos fundamentales en las relaciones jurídico-privadas
tomando en cuenta la jurisprudencia de amparo, pues ha sido en este ámbito donde
dicha eficacia ha visto la luz. Para ello, creemos necesario contextualizar el desarrollo
de los derechos fundamentales en el sistema jurídico salvadoreño, para lo cual no
podemos obviar el ambiente político en que se fueron estructurando hasta llegar a un
catálogo pacíficamente consolidado, y luego, señalar los motivos constitucionales que
apoyan la eficacia de los derechos fundamentales en el ámbito privado, y las
justificaciones jurídicas que condicionan la apertura del amparo a la protección de los
mismos contra actos suscritos por particulares como entes capaces de conculcarlos.
Para comenzar, ha de señalarse que el reconocimiento vital de los derechos
fundamentales para una sociedad que se encuentra en vías de su consolidación
364
democrática, ha sido influida no sólo por su particular realidad social regional827, sino
además por la coyuntura política supraestatal que determinó el paso del Estado liberal al
social y de una nueva conciencia sobre la protección jurisdiccional de los derechos
fundamentales, de tan costosa conquista.
Y efectivamente, en 182 años de vida independiente828, la promulgación
sucesiva de constituciones, en términos generales, ha sido consecuencia directa de la
constante inestabilidad política del país que imposibilitaba la continuidad constitucional
sin interrupciones ilegítimas, ocasionadas, en la mayoría de los casos, por rupturas
fácticas del régimen Îgolpe de Estado-, instauración de dictaduras, o simplemente por
introducción de reformas sin seguirse los cauces constitucionales, lo cual se realizaba a
través de convocatorias a asambleas constituyentes por métodos ad-hoc y no por los
cauces constitucionales829; sin embargo, desde la primera Constitución, nominalmente
se procuró establecer las bases de la convivencia social, vertebrando instituciones de
gran importancia política y jurídica que han sido los cimientos de nuestra historia
constitucional, como fueron, en sus orígenes, el reconocimiento de la libertad, igualdad,
seguridad, propiedad y su régimen de garantías830.
827 Sobre la vertebración y quiebra de las instituciones españolas en América vid. Núñez
Rivero, Cayetano (coord.): El Estado y la Constitución Salvadoreña, Proyecto para el
Fortalecimiento de la Justicia y la Cultura Constitucional en la República de El Salvador, Unión
Europea-Cote Suprema de Justicia, San Salvador, 2000; págs. 12-18.
828 La Constitución de 12 de junio de 1824 la dicta el Estado de El Salvador como uno de los
Estados Federales de la República de Centroamérica promulgada previamente a la del mismo
año por la Federación, es decir a la Constitución federal de 22 de noviembre de 1824, en Las
Constituciones de la República Federal de Centro-América y las Constituciones de la
República de El Salvador, 1824-1962 Comisión Coordinadora del Sector Justicia, Unidad
Técnica Ejecutora, Proyecto Judicial II, San Salvador,1993. , Pág.857.
829 En esa época era recurrente el irrespeto a los caucesestablecidos por la Constitución para la
introducción de reformas al texto, ya que se utilizabael sistema de Cabildos Abiertos por cuyo
medio se convocaba urgentemente a una Asamblea Constituyente para dictar una nueva
Constitución o reformar la vigente como sucedió con la Constitución de 1841 que entre las
reformas que sufrió, las de 1849 y 1859, respondieron, la primera, al interés de reelección del
presidente Doroteo Vasconcelos; y, la segunda al de ampliar el período presidencial de 2 a 6
años. A similar situación se sometieron las Constituciones de 1864 y 1871. Ob. Cit. pág. 859.
830 El reconocimiento de dichas categorías constitucionales es producto de la influencia en el
constitucionalismo del siglo XIX de las ideas de corte liberal e individualista que garantizaban
la libertad, la propiedad e igualdad formal de las personas; cuyo concepto ha dado un cambio
cualitativo a partir de la nueva conceptualización de los derechos fundamentales. Vid. Pérez
Tremps, Pablo y Sánchez Barrilao, Juan Francisco: Los derechos fundamentales en la
Constitución Salvadoreña, Revista de Justicia de Paz, Año II, Vo. III, septiembre-diciembre de
1999. Corte Suprema de Justicia, San Salvador, pág. 183.
365
Como se ha señalado, los principios e instituciones que fundamentaron tales
textos constitucionales, también se vieron influidas por el contexto internacional de la
época. Las instituciones políticas norteamericanas831, la doctrina política y jurídic a
surgida de la Revolución Francesa832, los postulados de la Constitución de Cádiz de
1812 y las ideologías que fueron apar eciendo con ocasión de movimientos sociales y
sindicales, políticos y económicos en otras latitudes833 determinaron la incorporación
de ciertas instituciones en los primeros textos, cual lo reflejan la propia normativa y los
trabajos parlamentarios834. La filosofía social que plasma la Constitución mexicana de
1917, la de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas de 1918 y la de Weim ar de
1919835, tuvo su influjo en el sistema jurídico salvadoreño a partir de la Constitución de
3;72."gp"nc"swg"ug"kpeqtrqt„."rqt"rtkogtc"xg¦."gn"tfiikogp"fg"nqu"fgpqokpcfqu"Ðfgtgejqu"
uqekcnguÑ" " eqoq" ecvgiqtcu" hwpfcogpvcngu." vcn" eqoq" hwgtqp" tgeqpqekfqu" gp" los
mencionados textos primarios. En suma, no sólo las condiciones políticas y sociales
internas que han reclamado el reconocimiento de tales categorías vitales son la base de
lo que para el momento actual significan los derechos fundamentales, sino también
fenómenos de carácter internacional que decididamente impactaron a la región; y, en
este caso, a El Salvador.
831 La Declaración de Virginia de 1776, integrada con la Constitución Federal de los Estados
Unidos de América, promulgada el 17 de septiembre de 1787, es el documento paradigmático
que, unido a sus primeras enmiendas aprobadas en 1791, inspiraron la consagración de los
primeros derechos que adquirieron rango constitucional en El Salvador,sirviendo asimismo de
paradigma instituciones como el régimen presidencialista en que se basa nuestra forma de
gobierno y la adopción exclusiva originalmente del sistema de judicial review para el control
constitucional con los matices correspondientes, que luego se complementaría con el control
concentrado de impronta europea, a través de la creación de un tribunalad-hoc que conociera de
asuntos estrictamente constitucionales.
832 Conceptos como el de libertad general del cual se derivaríanlibertades específicas, así como
el principio de limitación del poder a través de la ley, representación popular, división de
poderes, propiedad privada, igualdad ante la ley, son una clara manifestación de los principios
de la Declaración de los Derechos y Deberes del Hombre de 1789 que inspiraron nuestras
primeras constituciones.
833 Las ideologías surgidas de la revolución industrial ylos postulados de la Declaración de los
Derechos del Pueblo Trabajador, así como las secuelas de la crisis económica de los años 30`s
son causas que permitieron el surgimiento de una nueva filosofía social, en García-Pelayo,
Manuel: Las Transformaciones del Estado Contemporáneo, Alianza Editorial, Madrid, 1996
págs. 13 a 21.
834 Gallardo, Ricardo: Las Constituciones de la República Federal de Centro América, Instituto
de Estudios Políticos, Madrid, 1958, pág. 301y ss. Y Documentos Históricos de las Asambleas
Constituyentes (versiones taquigráficas).
835 Particularmente se adoptó el régimen del artículo 151 de la Constitución de Weimar que
establece la propiedad no sólo como un derecho frente al Estado sino también como una
obligación social que fundamenta la expropiación.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA