LTI: Palabras

Herman DuarteAbogado y escritorEn 2018 tuve la oportunidad de conocer una de las sucursales del infierno: Auschwitz-Birkenau. Un espacio que hoy es un símbolo de maldad, de pérdida de rumbo de la humanidad, un lugar donde la esperanza se desdibuja y donde las almas de millones de asesinados te obligan a concentrarte en lo que presencias. Ese lugar donde la muerte se transformó en un producto industrial, donde se aplicaron técnicas para asesinar en masa, donde se ejecutó "la solución final" ideada por el Tercer Reich de Adolfo Hitler.El campo de concentración que visité fue uno de los centros de exterminio de personas judías y no judías (también mataron a testigos de Jehová, prisioneros políticos, homosexuales, gitanos y otros), que operó entre 1940 y 1945, en el cual mataron a más de un millón cien mil personas. El día de hoy, lo que queda del campo de concentración se utiliza para exhibir evidencia del holocausto: prendas de vestir apiladas en voluminosas cantidades, barracas completamente cubiertas (del suelo al techo) de cabello humano, el cual era despojado de las cabezas de quienes eran internados en estos centros de esclavitud y tortura. Lo mismo ocurre con zapatos que se acumulan por miles llegando a cubrir barracas enteras. El objetivo es preservar la memoria histórica y evitar que este tipo de actos no ocurra de nuevo."Creo que, en el futuro, cuando se pronuncie la palabra 'campo de concentración', se pensará en la Alemania de Hitler" escribía en sus diarios el filólogo judío Dr. Victor Klemperer quien vivió en Dresden durante todo el período que conllevó el periodo de Hitler en el poder (1933-1945), por estar casado con una mujer alemana. El Dr. Klemperer experimentó la pérdida de casi todos sus derechos, incluyendo su cátedra como profesor de filología, el derecho a acceder a librerías, a trabajar, hasta incluso leer el periódico... pero hay ciertos derechos que no pueden ser tocados, como el de pensar y el de refugiarse en el sagrado acto de escribir. De esta manera el Dr. Klemperer con el poco material que tuvo acceso durante el Tercer Reich, además de escuchar las conversaciones del día a día, decidió tomar notas sobre el área de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR