Discurso del coordinador principal del CINC-ANSP en la presentación pública del segundo número de la revista 'Policía y Seguridad Pública' sobre criminalidad organizada transnacional

Autor:Juan Carlos Morales Peña
Páginas:349-352
Discurso del coordinador principal del CINC-ANSP en la
presentación pública del segundo número de la revista “Policía y
Seguridad Pública”
Documentos
Institucionales
MAYO – OCTUBRE 2013 • REVISTA POLICÍA Y SEGURIDAD PÚBLICA
ISSN: 2225-5648, Año 3, Vol. 1, p. 337-357
349
DISCURSO DEL COORDINADOR PRINCIPAL DEL CINC-ANSP EN LA
PRESENTACIÓN PÚBLICA DEL SEGUNDO NÚMERO DE LA REVISTA “POLICÍA Y
SEGURIDAD PÚBLICA” SOBRE CRIMINALIDAD ORGANIZADA TRANSNACIONAL
Hacer investigación en un país pobre y periférico es una condición de realidad
profunda y difícil de contestar y por lo tanto síntesis complicada que no cabe en
unas cuantas líneas. Son tantas las aristas sobre las que hay que reflexionar para
caminos tan espinosos y delicados como la confección de nuevo conocimiento.
Generalmente se tiene claro para qué queremos investigación científica, hay debate
sobre cómo queremos hacerla, incluso como sociedad y como Estado se fijan los
horizontes hacia donde se desea transitar con esta producción humana. Implica
una vuelta a la raíz básica, investigar para resolver problemas; pero la correlación
estratégica entre estos dos campos de fuerza no necesariamente es simétrica;
muchas veces la complejidad demanda recursos de mucha sencillez básica y
aquello que consideramos elemental requiere esfuerzos complejos y sostenidos.
¿Tenemos claridad sobre el tipo de problemas que tenemos como sociedad? ¿La
naturaleza de las mismas pertenece a la lógica del tercer mundo? Y ante las mismas
replicamos con soluciones del primer mundo. Las tecnocracias especializadas
también tienen dilemas significativos, desde pasar por respuestas del primer mundo
a planteamientos empobrecidos y tercermundistas hasta impregnar las ideas de
avanzada a través lógicas individualistas, fragmentadas, sin implicación práctica,
sin capacidad de resolver el problema original y atosigado por la tiranía burocrática.
Los esfuerzos de investigación científica aún son insuficientes, podríamos
incluso hacer el ejercicio de sumar todos los presupuestos públicos y privados,
gubernamentales y no gubernamentales, universitarios y de diversa índole, viéndonos
obligados a reconocer su limitada escala a nivel de presupuestos nacionales y en
relación al PIB del país. Median tantos factores restrictivos en el proceso, desde
las posturas ancladas en los recursos económicos; subestimando la capacidad
creadora de la gente y el impulso vital para su autodescubrimiento. Proliferan
también los burócratas, los amigos del formalismo administrativo, al respecto el
francés Lacroix apuntaba, inicia la cita, abro comillas “el formalismo administrativo
[…] ayuda poderosamente a no captar lo esencial, se llenan papeles, se regulan
formalmente los problemas, sin preocuparse para nada de su alcance fundamental. Es
un comportamiento muy mezquino de contable, que, a la postre, se siente satisfecho por
el mero hecho de que sus cuentas son impecables; lo que cuentan son los libros y no su
significado; poco importa que el balance sea excedentario o deficitario, con tal de que los
libros sean correctos y pulcros”; cierro comillas, fin de la cita; reflexión contenida en
el libro “Los hombres ante el fracaso”, se trata pues de entusiastas de los números,
de los productos de investigación generados y de las propuestas comprometidas
para la generación de los mismos; esfuerzo mecánico para registro de índices y
estadísticas que pocos reconvierten para líneas de trabajo emergentes y renovadas
o al menos sin la celeridad debida. Otros son adherentes del rendimiento, es decir, la
investigación científica y el nuevo conocimiento es cuestión de meta de producción,
se rinde culto a lo cuantitativo y no se es minucioso en el proceso; la calidad y la
excelencia son atributos de los japoneses para logro posterior; sin que alguien se
responsabilice de revelar los plazos y sus alcances.
Hacer investigación en un país pobre, es un lio que vale la pena tratar; pero es
un matrimonio con las condiciones de supervivencia imperantes. Se piensa mejor
con alimento suficiente en un plato y una barriga llena. Y aun teniendo garantía

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba