Sufragio

Hansel GudielAbogadoCaminé varias cuadras el día de las elecciones para emitir el sufragio, cuando regresaba me encuentro con un señor y conversamos. Le confesé que había votado por un partido de derecha, me hizo un gesto de asentimiento como respetando mi decisión. Me dio para arriba, me mencionó: "Yo leo sus artículos, son algo jocosos, es algo gracioso usted", en ese momento mi caminar fue distinto, me balanceaba y me contoneaba más de lo acostumbrado. Le pregunté por la situación del país y me contestó que casi siempre la historia es cíclica, "los salvadoreños no somos la excepción, ya pasamos por una situación de esta muy similar, esperemos los resultados. Sabe de lo que tengo temor: si ellos ganan que se vayan a gastar la plata de los pensionados; dicen los análisis que así como van dentro de tres años no va a haber recursos, es que cada año le pegan una buena tarrascada", nos despedimos con el señor.Por las contingencias de la vida me lo vuelvo a encontrar al día siguiente al señor. Sorprendido me dijo: "ya vio que le dije que iban a ganar. ¿Escuchó el discurso del mero mero? Por ratos se sentía que se ahogaba y se atragantaba y se puso repetitivo, habló de un español y nosotros qué tenemos que saber de eso, quizás se lo inventó, yo pensaba que nos iba a decir cómo vamos a salir de esta templazón de la economía, esta reventazón que estamos viviendo los salvadoreños. Habló de unos términos democráticos, yo no le entendí nada, al final no hallaba cómo aterrizar, yo creo que le hicieron señas para que concluyera, se le estaba haciendo cansado el discurso, estaba tan emocionado que el cielo le quedaba corto, no es para menos. Al principio apuntaba sobre...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR