¡Abran los parques!

 
EXTRACTO GRATUITO

Carlos Alfaro RivasCerrar parques es más dañino que beneficioso.Desde que inició el ataque de Covido, en marzo pasado, todos nuestros gimnasios, piscinas, canchas deportivas y parques han permanecido cerrados (emoji triste). Por lo tanto, la cintura de muchos salvadoreños es otra curva que no se está aplanando y muchas enfermedades, físicas y mentales, nos están atacando.Lógico, entre más encerrados, más echamos la hueva, más masticamos, más veneno mental expulsamos, y más hechos m#%&"* nos ponemos. Es que es chiche caer en el maldito círculo vicioso del holgazán: de la cama a la silla, de la silla al sofá, del sofá a la cama, 8 horas en cada estación.Nuestros músculos se atrofian, perdemos masa muscular, y se abre la puerta al popurrí de malestares cardiovasculares, diabetes, hipertensión, cáncer, depresión. También se abre el chorro de billetes que dejamos en la farmacia; auto medicados pues, en estos oscuros tiempos, nos da pavor pasar consulta.Para cerrar la puerta y el chorro, ¡a bajarnos del círculo vicioso y mover el esqueleto se ha dicho! Está comprobado, personas con sistemas inmunes chapuditos tienen menos probabilidades de enfermarse y de salvarse en caso les pegue Covido.Como yo no me quiero morir, y mi único vicio es el ejercicio, tocó improvisar un gym en el parqueo de mi choza, entrenando de madrugada, y tomando batidos con huevo crudo a lo Rocky Balboa. "Tan Tan Tanan Ta nanan Ta nanan... Gonna fly now", canta la lorita Pepita.Santo remedio. Salú al estrés, bienvenido Morfeo, salú Metamucil. Total, me siento hecho todo un bicho, con plena movilidad, disposición para hacer oficio ("¿dónde querés que barra y trapee, amorcito?"), lucidez mental, memoria y productividad laboral al 90 %.No estoy al 100 pues no me dejan ir a sacarle carrera a las cotuzas, y a darle los buenos días al torogoz del Bicentenario; a disfrutar el aroma más sabroso de todos: la tierra mojada; a llenarme los pulmones de aire puro, y elevar mis pulsaciones corriendo como cabra loca.Verde de la envidia, pues muchos gobiernos europeos y asiáticos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA