Narco, el mismo viejo problema

Rafael CastellanosColumnista de LA PRENSA GRÁFICALa aparición de Petro en la Asamblea General de la ONU dio lugar a comentarios-críticas acerca de su hipocresía sobre la Amazonia y el uso de la misma para producir droga, principalmente cocaína y amapola, cuando su país en connivencia con Venezuela son de los exportadores más grandes del mundo de esas drogas, abasteciendo a los mercados de Estados Unidos y Europa. En efecto, Venezuela y Colombia y sus gobiernos se mantienen económicamente con esa actividad de narco países.Hasta aquí no hay nada novedoso, es una verdad conocida, tampoco hay novedad en la forma de tratar de combatirla, concentrando la lucha por el lado de la oferta, persiguiendo a los productores, atacando algunas de las plantaciones y a los narcos como el icónico Pablo Escobar, atacando el tráfico de la droga hacia el norte de diferentes formas, capturando alijos en la ruta marítima, todo esto sin éxito. Cierran plantaciones y laboratorios y casi al día siguiente aparecen nuevas plantaciones y laboratorios; igual con el tráfico, atrapan a muchos en la ruta marítima y a los días se abren pistas de aterrizaje en Honduras, Guatemala y México entre otros y cantidad de avionetas y bimotores transportan la droga desde los centros de producción.El motor de esta multimillonaria industria es la diferencia de precio en el puerto de salida en Colombia o Venezuela, que puede ser alrededor de 6 mil dólares por kilo y su precio al detalle en las calles de Nueva York , Bruselas o Hamburgo, que puede ser de 60 dólares el gramo o 60 mil dólares el kilo.Esa enorme diferencia produce una masa monetaria gigantesca para todos los involucrados en la cadena de distribución, de los vehículos anfibios, lanchas rápidas y avionetas saliendo del Caribe...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR